3 años de cárcel para 17 activistas de Greenpeace

En febrero de 2011, 17 personas vinculadas a Greenpeace España realizaron una acción en la central nuclear de Cofrentes (Valencia). Se colaron en las instalaciones para denunciar el riesgo nuclear en la central apenas un mes antes del accidente de Fukushima cuyas consecuencias continúan hoy.

Ahora, las 16 activistas y el fotoperiodista independiente se enfrentan a un juicio por el que se les piden 3 años de cárcel acusados de desorden público, daños y lesiones. Además, la ONG podría ser multada con hasta 360.000 €. La pena más dura de su historia de lucha por el medio ambiente. “No puede salir más caro defender el medio ambiente que destruirlo…, es algo injusto e inaceptable”, ha comentado Mario Rodríguez, director de Greeenpeace España.

En un momento social en el que la protesta pacífica esta en tela de juicio, Greenpeace recuerda que el artículo 45 de la Constitución establece el derecho de todos a “disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo”, y eso es lo que hace Greenpeace y lo que hicieron ese día las 17 personas. Por eso hoy lanzamos una campaña, “MISIÓN COFRENTES: ARTÍCULO 45. Defender el medio ambiente es un DEBER. Protestar, nuestro DERECHO”. Porque cuando has agotado todas las vías de denuncia lo que te queda es la protesta pacífica.

El próximo 4 de diciembre comenzará la vista oral en el Juzgado de lo Penal nº 11 de Valencia en las que declararán todos los implica. Para más información sobre la campaña y la situación podéis consultar aquí:

http://www.greenpeace.org/espana/es/Blog/yo-soy-un-de-los-17/blog/51370/