¡Buenas noticias! Absueltas las integrantes de Valcárcel Recuperado que protestaron en la Universidad de Cádiz

El pasado febrero de 2015 publicábamos una pieza audiovisual, junto con el colectivo Valcárcel Recuperado, para apoyar y colaborar con la difusión de los hechos sucedidos durante la intervención policial en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz en enero de 2012. Ésta tenía por cometido reprimir una protesta pacífica durante un acto llamado “Diálogos por la libertad”, en el que intervenía el juez Grande-Marlaska. La acción quería llamar la atención sobre el desalojo que sufrieron, el día de antes, numerosos colectivos sociales que recuperaron el abandonado edificio Valcárcel.

Dos años después, la Justicia ha absuelto a las dos personas que permanecían acusadas de un delito de resistencia a la autoridad y para las que se solicitaba seis meses de prisión.  Además, el juez de lo Penal número 2 de Cádiz, Enrique Ramírez, señala en su sentencia según informa la Agencia EFE, que la intervención de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía no contaba con “la necesaria legitimidad”, y que por el contexto y el lugar pareció “evocar o rememorar etapas predemocráticas felizmente superadas”, considerando la actuación policial como “desproporcionada e indiscriminada”.

Aquí se puede leer la noticia completa.

Para Defender a quien Defiende es una alegría que éstas personas que ejercían su legítimo derecho a la protesta queden absueltas, y desde aquí les brindamos un sincero abrazo de apoyo y lucha.

Sin embargo, queremos destacar la necesidad de prestar atención a la impunidad con la que se desarrollan actuaciones policiales como ésta, que quedan, finalmente, demostradas como injustas y desproporcionadas. Sobre todo, teniendo en cuenta que el juez ha realizado sentencias sobre acciones específicas de agentes, que agarraron, empujaron y detuvieron a personas que protestaban en la sala. Así, sobre uno de los agente apunta: “se excedió y extralimitó en el ejercicio de sus funciones al acceder al recinto universitario, proceder a la violenta e innecesaria detención de un estudiante y hacer un uso indiscriminado de las defensas personales contra todos los asistentes”.

Ante tales sentencias del juez, creemos importante señalar que una falta de consecuencias directas a agentes y altos mandos que ordenan las actuaciones contribuye a una discrecionalidad e impunidad de las funciones de este cuerpo de funcionariado público.

El juez cree “exagerado” el presunto riesgo de alteración de orden por el que se comisionó a un grupo de policías dotados con equipos antidisturbios en aquel edificio y afirma que los manifestantes “no insultaron ni amenazaron a los ponentes ni a ninguno de los presentes”.

Una vez más apuntamos que desde la plataforma defendemos una seguridad entendida como garantía de derechos y no fundamentada exclusivamente como instrumento de represión, por ello, también pedimos una derogación total e inmediata de normativas que criminalizan la protesta y fomentan la impunidad.